Consulta Proyecto de Decreto de Igualdad y Convivencia GVA

Participa

El Gobierno de la Comunidad Valenciana ha abierto una consulta previa al Proyecto de Decreto por el cual se regula la igualdad y la convivencia en el sistema educativo valenciano.

DoFemCo  ha redactado un documento con aportaciones y opiniones y lo pone a disposición de cualquier persona interesada en participar en la consulta. 

Nos preocupa la introducción de paradigmas como el de la identidad de género que distorsionan el principal objetivo de la coeducación, así como los principios de igualdad entre hombres y mujeres. Es determinante participar en los procesos de consulta de leyes que definen nuevos marcos de actuación que no compartimos. 

Las aportaciones se envían a la siguiente dirección de correo electrónico:

decret_igualtat_i_convivencia@gva.es

Solo necesitas  copiar las  aportaciones  que hemos preparado y pegarlas al cuerpo del correo.

 

APORTACIONES

 

Plazo de aportaciones, 15 días naturales desde la publicación de la consulta.

 


Un comentario en «Consulta Proyecto de Decreto de Igualdad y Convivencia GVA»

  • el 27/10/2021 a las 20:05
    Enlace permanente

    Entendemos que estas leyes que son presuntamente resultado de la lucha que transactivistas llevan a nivel mundial, escuchando al transactivismo, entiendo muchas de sus peticiones, entiendo que se sientan discriminados (no oprimidos) y lo entiendo porque soy mujer y sufro la opresión inherente a mi sexo, así que los entiendo bien. Pero el resultado de sus peticiones son en muchos casos incompatibles con la lucha que llevamos la mujeres desde hace siglos por que se entienda que somos oprimidas estructuralmente por este sistema patriarcal. Si ahora resulta que un hombre se puede autoidentificar como mujer y todo lo que es susceptible de ser estadísticamente medido para, por ejemplo, quede constancia de nuestra opresión (violencia, sueldos, cuotas paritarias, deporte segregado por sexos…) no servirá de modelo para segregar por sexos y como consecuencia nuestra opresión ya no tiene como medirse. Y pongo un ejemplo de situaciones que ya están pasando aquí mismo. Aumento de número de «mujeres» agresoras sexuales en cárceles, aumento de «mujeres» en situaciones de poder u ocupando espacio en listas de partidos políticos (ha pasado en México, hombres autoidentificados como mujeres para cubrir listas paritarias), «mujeres» que ocupan los espacios que tanto nos ha costado conseguir gracias a la discriminación positiva. Otra vez, debemos ceder nuestros espacios a «mujeres» porque ellas están más oprimidas que nosotras, otras vez tenemos que ceder. Más de lo mismo.

    Ha quedado ya patente que es lo que va ocurrir cuando leyes de este tipo se pongan en marcha. Ya sin estarlo han habido intentos de fraude. Feminicidas que pretender cambiar de sexo (cosa imposible biológicamente) para librarse entrar en una cárcel de hombre. Ya sabemos lo que pasa con los hombres que asesinan o violan a mujeres en las cárceles y además, ¿qué pasa con la seguridad de las mujeres que ya están en cárcel si ahora resulta que los hombres pueden campar a sus anchas por las cárceles de mujeres?

    En el tema de la educación es absolutamente un retroceso. Todo lo que se ha avanzado la coeducación se va a retroceder con estas leyes que parece que ponen la lupa más en los estereotipos de género que con la realidad de la infancia. La hipersexualización de las mujeres ya es un lastre para el sexo femenino que no es heteronormativo, sabemos que las niñas sufren y pelan por conseguir estos estándares y este trabajo es un trabajo de la educación, la sociedad y no de los cirujanos.

    Es muy preocupante, lo que se ha constatado en países que han permitido la entrada de teorías
    transactivistas en las escuelas, el aumento exponencial de niñas que expresan su deseo de transicionar, por no poder soportar la presión que las hipersexualiza y acosa. En EE.UU., Suecia, Reino Unido, Canadá han incrementado las transiciones en niñas de hasta un 4000%. Se habla de brote epidémico y ante ello han empezado a ponerle remedio. No son casos aislados, están convirtiendo en enfermos a personas sanas que con ayuda psicológica pueden encontrar alivio.

    Escuchad los casos de detransicionadas/es que son claves para entender cómo funciona el proceso de despatologización de la disforia de género. Explican con mucha claridad que acuden explicando sus casos directamente les mandan al endocrinólogo y salen con las recetas de hormonas que ya van a tener que seguir consumiendo de por vida. La infancia no tiene la capacidad de tomar decisiones de este tipo y quizá para muchos padres y madres es más sencillo hacerle transcionar para que encaje con los estereotipos porque la homofobia es difícil de sostener, antes que ofrecerle a la niña o niña una ayuda psicológica que le ayude a comprender que el problema no está en su cuerpo. ¿Por qué se considera que la anorexia y la bulimia sí es una patología y esto no cuando la raíz es la misma? Es del todo una locura. Y más locura aún que los padres y madres sientan la presión de que si no acceden cuando la niña o niño lo exige pueden perder la custodia de sus hijos. Más locura todavía es que yo misma no pueda decir que el sexo no se elige porque correré el riesgo de ser multada e incluso que se me apliquen leyes por delitos de odio. Todo por decir lo es obvio y biológico. Ya nos llaman TERFS por decir esto, con esta ley nos podrán meter directamente en la cárcel. Es una ley mordaza.

    Profesionales de muchos ámbitos implicados: medicina, psicología, profesorado, sociología, enfermería, abogacía, jueces y juezas están advirtiendo de los problemas e incluso de la inconstitucionalidad de esta ley. Los problemas que está generando en países donde ya hace años que están implantadas leyes de este tipo son numerosos hasta el punto que en muchos países se está dando vuelta atrás.

    En esta página web quedan reflejadas muchos ejemplos de muchas situaciones que ya se están produciendo, que la experiencia de otros países sirva de lugar donde mirar para no cometer los mismos errores.

    https://contraelborradodelasmujeres.org/

    En un mundo realmente igualitario, no sólo formalmente, quizá esta ley sería aceptable pero en un país con tanto problema de violencia machista, con tanto machismo y tan arraigado estas leyes no hacen más que ponernos más palos en la rueda a las mujeres.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *